Gran parte de la historia todavía es desconocida, una gran superficie de nuestro entorno permanece invisible, oculta a los ojos de la mayoría. Las mujeres ocupan y han ocupado siempre un espacio mucho mayor que el que se cree, mujeres que han innovado, intelectuales, políticas, han sido tapadas por un discurso dominante masculino. Carmela García ha realizado una cartografía de lo invisible que visualiza a mujeres individuales y colectivos femeninos de variado contenido, el resultado es un conjunto de 13 imágenes de gran formato y un vídeo realizado para el IVAM, en un proyecto específico que se centra en el territorio valenciano desde la República hasta nuestros días. Esta es la parte artística, la parte visual, pero detrás de este trabajo hay una extensa investigación que comienza con la figura de Lucía Sánchez Saornil (Luciano Sansaor) activista, poeta lesbiana, anarquista y creadora de la organización que sobrevive hasta nuestros días, Mujeres Libres. Carmela García busca esos espacios públicos del poder donde la mujer ha estado sistemáticamente ausente. Busca esa presencia y juega con su ausencia, con el objetivo de hacer visibles sus objetivos.

Carmela García trabaja sobre tres aspectos centrales: las biografías de algunas mujeres que actúan como referencias simbólicas, nombres como Sara Berenguer, Alejandra Soler o Manuela Ballester, ampliando detalles de sus pinturas, sus firmas, algunos de sus poemas, con retratos individuales; el asociacionismo de mujeres, colectivos sociales, deportivos o culturales, que reivindican la existencia de la mujer en todos los ámbitos, a través de retratos colectivos de algunos de estos grupos; y finalmente los espacios, las calles de la ciudad como marcos de sentido de los colectivos y lugares donde la memoria sigue viva, a partir de las imágenes de algunos de estos lugares emblemáticos.

Desde una perspectiva de género, García revisa una historia oculta, un hilo conductor desde 1936-37, una fecha en la que la actividad de la mujer era mucho más relevante en todos los aspectos de la sociedad y de la cultura de lo que lo ha sido en todos los años posteriores, reivindicando el papel de las mujeres en la construcción de lo social y en el desarrollo de las artes y de las letras, así como de la necesidad de la asociación y de la visibilidad de la mujer en todas sus actividades. Aunque es el resultado final, las fotografías y el vídeo, el que se expone en el IVAM, también se muestra parte del proceso de investigación, de las ramificaciones de una investigación que ha ido creciendo según la artista profundizaba en una realidad oculta para la mayoría, una realidad que descansa en archivos y bibliotecas y en la memoria viva de la ciudad, de sus espacios y, todavía, de algunas mujeres.

(Carmela García, Imágenes de(l) poder. Cartografía de lo invisible, en el IVAM, Valencia. Desde el 18 de mayo hasta el 17 de septiembreDE 2017)