Las obras de Carlos Bunga se mueven entre distintas disciplinas como la arquitectura, la pintura y la performance. El artista portugués se dio a conocer en los 90 con intervenciones efímeras que buscaban destruir, desmontar y sustraer una obra. A partir de entonces sus obras se han caracterizado por incluir dispositivos arquitectónico-escultóricos que responden a los elementos constructivos de los edificios en los que interviene. Para la Capella de MACBA (Barcelona), Bunga parte de dos elementos principales: la función original del edificio (el culto religioso católico) y los avatares de su entorno urbano, el barrio del Raval y, por extensión, la ciudad de Barcelona.
Partiendo de la idea de tradición popular, Bunga plantea también una serie de debates sobre la naturaleza actual del espacio público, sus transformaciones, su declive y su recuperación.

(Intervención de Carlos Bunga, Capella, MACBA, Barcelona. Del 30 de octubre del 2015 al 7 de febrero de 2016).