Un periodo poco analizado y definido simplemente como una época de silencio, opresión e imposibilidad de creación. Y lo fue pero la década de los cuarenta también guarda obras por rescatar del olvido, artistas que desafiaron la censura y mucho material inédito que revisa la memoria histórica de nuestro país. El Museo Reina Sofía ha invertido tres años de investigación en la exposición Campo Cerrado, una muestra que rompe con el tópico de posguerra silenciosa a través de 1000 obras procedentes de colecciones privadas y públicas. Cerca de 200 autores se ven representados en esta exposición comisariada por Dolores Jiménez Blanco: 100 pinturas, 200 esculturas, 200 dibujos, 200 fotografías, bocetos, 26 películas, centenares de revistas y documentos inéditos y maquetas arquitectónicas. Un periodo que abarca desde 1939 hasta 1953 y que ha sido divido por bloques temáticos.

Salvador Dalí. El enigma de Hitler.

Salvador Dalí. El enigma de Hitler.

El fin de la guerra civil en España supone el comienzo de una larga dictadura, concentrada en legitimar su poder mediante propaganda, héroes nacionales, ensalzamiento del ejército y de una gloria pasada de España en la Historia. El Arte se convierte en una herramienta más y el campo se transforma en un lugar idealizado, donde los valores tradiciones de España se cumplen y respetan frente al caos y la decandencia de los núcleos urbanos y las ciudades. Es por eso que el bodegón y el paisaje se recuperan de la tradición pictórica española mientras otros, como Otho Lloyd, Martín Santos Yubero, Cristóbal Portillo o Pérez de Rozas siguen mostrando una ciudad como símbolo de resistencia y cotidianiedad a pesar de las cartillas de racionamiento y la miseria.

Otho Lloyd. Barcelona.

Otho Lloyd. Barcelona.

Esta exposición también trae al presente el movimiento vanguardista del Postismo, nacido a mediados de los cuarenta y que encuentra en Carlos Edmundo de Ory, Eduardo Chicharro (hijo) y Silvano Sernesi sus representantes. Años más tarde, se crea la llamada Escuela de Altamira liderada por el alemán Mathias Goeritz y a finales de los cuarenta, surge El Paso, en pro de la pintura informalista. Por su parte, el teatro y el cine son usados como medios propagandísticos que incluyen elementos folclóricos como El Don Juan Tenorio de Salvador Dalí en el Teatro Nacional (1949) o muchas de las obras de los miembros de La Barraca como Victor Cortezo, José Caballero, Luis Escobar, Juan Antonio Morales, Victorina Durán o Clavé. Tampoco se pueden olvidar los miles de exiliados, sobre todo en países de Latinoamérica y el desarraigo de sus obras: Remedios Varo, Maruja Mallo, Manuel Angeles Ortiz Feliu Elías, Alberto Sanchez, Renau o Moreno Villa entre otros muchos.

Paralelo a esta exposición el museo organiza el ciclo de cine Vida en Sombras. El cine español en el Laberinto (1939-1953) que analiza el intento fallido del franquismo por crear un cine fascista propio y caracterizado por una fuerte censura.

(Campo Cerrado. Arte y poder en la posguerra española. 1939-1953, Museo Nacional Centro Reina Sofía de Madrid. Desde el 27 de abril hasta el 26 de septiembre de 2016)