El Museo Picasso de Barcelona dejará de ser gestionado por el Institut de Cultura y empezará a funcionar bajo la tutela de la fundación pública Fundación Museo Picasso de Barcelona que será creada con este fin. En esta nueva etapa del Museo el Ayuntamiento seguirá siendo su titular y de hecho velará porque la política aplicada al centro siga la misma línea que antes y que no se desvíe del interés público.

Del mismo modo el CAAC de Sevilla estará a partir de ahora adscrito a la Dirección General de Acción Cultural y Promoción del Arte, agencia administrativa que se ajusta mejor a las necesidades de fomento, conservación, investigación y difusión del centro.