Un total de 5 pantallas muestran imágenes que parecen palpitar. Imágenes del cielo, del mar, del fuego que laten al ritmo de un corazón. Una metáfora de la respiración, de lo que se da y lo que el entorno te devuelve. Esta es sólo una parte de la exposición organizada por el CAAM de Las Palmas, entorno a la obra de la artista Glenda León.

Esta obra, una videoinstalación, que previamente se había expuesto en El Matadero de Madrid, se titula Cada respiro, y es una visión optimista de la humanidad, de la relación de los seres humanos con el mundo que les rodea y ante todo, del poder transformador de cada individuo. A lo largo de su trayectoria, esta artista cubana, nacida en La Habana en 1976, ha recorrido medio mundo con residencias artísticas en Montreal, París o Colonia. Su obra analiza lo visible, lo que es perceptible y efímero y al mismo tiempo, lo oculto, invisible y eterno. Glenda León va más allá de las apariencias como en Clewed Ideas o en Extension of Desire, series fotográficas que tras una primera lectura analítica, se transforman hasta profundizar en la idea de tiempo y transcendencia.

El CAAM de Las Palmas  añade además otros tres videos de trabajos anteriores de Glenda León (Intermitencia, 2000; El Enemigo, 2007; Líbido, 2001). En 2004 recibió el prestigioso premio The Pollock-Krasner Foundation Award entre otros muchos reconocimientos internacionales.

(Glenda León. Cada respiro, CAAM, Las Palmas. Desde el 30 de enero hasta el 26 de abril de 2016)