El gobierno búlgaro ha decidido no participar en la Biennale por razones económicas y, por lo tanto, el país no estará representado entre los pabellones nacionales. El sector de las artes búlgaro está desolado ante esta decisión ya que desde 2007 Bulgaria no participa en el evento y, ya entonces, lo hizo gracias al apoyo de la UNESCO. Los especialistas no ven en esta decisión una estrategia pragmática sino una falta de interés por parte del gobierno por promocionar el arte contemporáneo búlgaro.

Otros países del este sí que acudirán a la Biennale, de hecho la polémica también ha salpicado a Croacia ya que su Ministro de Cultura ha anunciado al artista representante sin que haya habido un consejo asesor o un concurso para participar. Los elegidos han sido el colectivo WHW,formado desde 1999 por Ivet Curlin, Ana Devic, Nataša Ilic y Sabina Sabolovic.
En cuanto a Serbia llevará a Dragoljub Rasa Todosijevic y Eslovenia a Mirko Bratuša.