Con el lema “algunas exposiciones son mejores que otras” el colectivo de artistas Bruce High Quality Foundation inaugura el 29 de febrero uno de los eventos artísticos más originales de la temporada: la Brucennial. Una bienal en la que no existen reglas, ni siquiera respecto a su periodicidad ya que la primera se celebró en 2008 con el leit motiv “Doing it again”, la siguiente en 2009 “Smithtumenta” y la última, hasta ahora, fue en 2010 “Miseducation”, una muestra que convocó -según sus organizadores- a 420 artistas de 911 países y que en palabras de Francesco Bonami fue “…un momento de celebración en la historia de las personas, una razón por la que existir”. Una muestra megalómana organizada en una ubicación que, como si se tratara de una fiesta clandestina, cambia cada año. Para la Brucennial de 2012, apunto de ser inaugurada, todavía no hay un listado de artistas, pero sí ha habido algunas filtraciones y es probable, o no, que los que puedan acercarse al 59 de Bleecker St. (Nueva York) se encuentren con obras de Cindy Sherman, Richard Prince, Jean-Michel Basquiat e incluso Damien Hirst. Pero además, para celebrar la vuelta de esta fiesta expositiva, el colectivo ha organizado un musical Animal Farm, una sátira sobre la educación pública abocada a la privatización por la crisis en una escuela en la que los profesores son pollos y los estudiantes cerditos con un plan para evitar el pago de sus estudios. Una bienal donde imperará seguramente el buen humor y, de paso, el espíritu DIY y la crítica institucional que promueve y caracteriza a este colectivo.