El gobierno de Hong Kong ha abandonado el proyecto de creación de un museo consagrado a Bruce Lee, el máximo representante de las artes marciales en la gran y pequeña pantalla, debido a las diferencias con el actual propietario de la casa de Lee, Yu Paglin, que ponía como condición para la cesión: la creación de un cine, una biblioteca y un centro deportivo dedicado a las artes marciales, mientras que las autoridades querían limitarse a una muestra sobre la vida de Bruce Lee y su contribución al cine y al kung-fu. A pesar de haber nacido en Estados Unidos, Bruce Lee fue y es un ídolo para la población china que reclamaba desde hace tiempo la creación de un espacio dedicado al actor fallecido en 1973 a los 32 años, un sueño que ahora vuelve a desvanecerse.