La Ministra de Cultura de Brasil, Marta Suplicy, ha anunciado que los empleados brasileños recibirán junto a sus sueldos una tarjeta con 25 dólares para gastar exclusivamente en actividades culturales. Esta cantidad será financiada en un 90% por las empresas contratantes, que podrán luego desgravarse este estipendio, y en un 10% por los propios empleados que podrán deducirlo de su sueldo o pagarlo aparte. La ministra ha declarado que todo gran país debe fomentar la cultura y que todo ciudadano debe tener el acceso a la sabiduría y el conocimiento como derecho garantizado. Los trabajadores podrán decidir el área en la que invertir su dinero mensual: cine, teatro, exposiciones, libros, conciertos y mucho más. Una medida que ya ha sido aprobada por el Congreso brasileño y que esperan poder llevar a cabo este mismo año.

Imagen: Vista de exposición en el MAM de São Paulo.