El Deichtorhallen de Hamburgo presenta el 2 de junio una importante exposición dedicada al artista Bill Viola que podrá verse hasta el 10 de septiembre. Viola es conocido como una figura influyente en el campo del videoarte, desde que comenzó su carrera hace más de cuatro décadas ha creado instalaciones de vídeo, piezas para televisión, para la ópera o para lugares sagrados explorando en todas sus obras el lado espiritual y perceptual de la experiencia humano con la utilización de sofisticadas tecnologías. Bill Viola en sus proyectos se centra en temas como el nacimiento, la muerte, el amor, la emoción o la conciencia. Además, sus fuentes de inspiración se encuentran en las tradiciones místicas, en el cristianismo, el budismo zen o el islam. Es por esto por lo que las piezas –tanto sonoras como de vídeo– del estadounidense siempre poseen un aura trascendente, muchas de ellas en alusión a la Edad Media o al Renacimiento.

En el trabajo de Viola es fácil reconocer la iconografía arcaica, estetizada, con imágenes singulares. Así pues, en la exposición, que recibe el título de Bill Viola: Installations, se ofrece como un viaje en torno a la obra del artista e invita a los espectadores a reflexionar sobre las cuestiones fundamentales de la vida y de su propia existencia. La muestra que estará ubicada en el Salón de Arte Contemporáneo del Deichtorhallen de Hamburgo hará las veces de una catedral del siglo XXI con las monumentales instalaciones –10 metros de altura– de vídeo de Viola.

La obra de Bill Viola ha sido expuesta en instuticiones como el Grand Palais de París, el MoMa de Nueva York, el Palazzo Strozzi de Florencia, o en la Bienal de Venecia cuando fue representante de Estados Unidos en su 46ª edición.

(Bill Viola: Installations en Deichtorhallen de Hamburgo, Alemania. Desde el 2 de junio hasta el 10 de septiembre de 2017)