Este evento viene sucediendo desde la década de los 70 en México, pero hasta 1994 no llegó al Centro de la Imagen, que, después de dos años, vuelve a abrir las puertas de su sala de exposiciones para presentar la XVI Bienal de Fotografía, tras su exhibición en Nuevo León, Sinaloa y Michoacán.
La muestra está compuesta de 170 fotografías de mexicanos seleccionados, aunque este año se realizó una dinámica diferente a la de años anteriores. Con la selección del jurado, los curadores Mauricio Alejo y Magnolia de la Garza, se encargaron de producir dos muestras: La profundidad de la superficie y De la escultura al archivo. Se podría decir que esta segunda es la principal, y se enfoca en la obra de las dos fotógrafas ganadoras: Fabiola Menchelli y María María Acha-Kutscher; nombres como Ramiro Chaves, Fernando Montiel Klint, Antonio Bravo Avedaño, María Luz Bravo, Sergio Fonseca y Adam Wiseman, entre otros, también forman parte de la muestra.

El proyecto de Menchelli se basa en esculturas que construye en su estudio con elementos y luz que fotografía, sin ningún tipo de manipulación digital, usando materiales accesibles como papel, cartón y espejos. Por otra parte, Acha-Kutscher realiza collages digitales que hablan de la mujer y el feminismo a través de la historia. Las obras de Menchelli y de Acha-Kutscher se encuentran en lados opuestos del eje de la exposición, la cual hace un recorrido desde la relación de la fotografía con la escultura, hasta el uso del archivo en la fotografía. También se proyectará Trasatlántica para proyectos audiovisuales, resultado de una colaboración con el Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales PhotoEspaña. (De la escultura al archivo, Centro de la Imagen, Ciudad de México. Desde el 25 de junio de 2015).


Imagen: Fotografía de María María Acha-Kutscher.