En el cuento de Lewis Carroll, Alicia bebía de un bote para variar su tamaño y poder acceder a lugares desconocidos; partiendo de esta ensoñación, y llevándola a la sala expositiva, Noemí Méndez comisaría Drink me (Bébeme), una muestra colectiva en el DA2 (Domus Artium) de Salamanca. El subconsciente, protagonista de la narración de Carroll, está cargado de matices psicológicos y filosóficos tomados del sueño y la fantasía; así se siente el espectador ante las piezas de Paula Anta, Fernando Bayona, Juan Baraja, Soledad Córdoba, Julia Fullerton-Batten, Cecilia del Val y Rocío Verdejo. En todas las obras destaca el carácter escenográfico, casi teatral, que hace de nexo común a una gran parte de los fotógrafos contemporáneos y que aquí es una referencia constante. En Drink me (Bébeme) nos sumergimos, mediante las obras seleccionadas, en esos paraísos artificiales, arquitectónicos o naturales en los que se mueve el individuo. La idea de lo pequeño y lo grande, de crecer o encoger, como le ocurría a Alicia, es una decisión de cada ser humano en cada momento, siendo miniatura ante la grandeza o expansivo ante la pequeñez. Una muestra imaginativa e idealista con la fotografía como protagonista. (Drink me (Bébeme), DA2 (Domus Artium) de Salamanca. Del 16 de julio al 18 de octubre de 2015).


Imagen: Paula Anta. Arbre 02. Serie L´Architecture des arbres.