El Louisiana Museum acoge, hasta el 17 de abril, una muestra con una selección de grabados y dibujos realizados por Barnett Newman, procedentes de los fondos de la Barnett Newman Foundation y del Kupferstichkabinett de Basilea. Esta exposición se enmarca dentro del ciclo Louisiana on Paper, que busca reivindicar la producción menos conocida y más íntima de grandes autores, ya sea obra gráfica, dibujos u otras obras en papel. Otros artistas que han gozado de exhibiciones dentro del ciclo han sido Josef Albers, Vija Celmins, Ellsworth Kelly, Joseph Beuys, David Hockney y Picasso. Así pues, en el Louisiana Museum se podrá ver una docena de dibujos en color realizado a mediados de la década de los 40 por Newman. Estas piezas contrastan de manera notable con el segundo periodo artístico del neoyorquino, en el que el negro se abre paso entre el color y comienza a marcar sus obras con franjas como barreras. Ya a partir de la década de los 60, el artista comienza una etapa más investigadora, algo que plasma en la producción de grabados que se centran en la serialidad y la proporción, que también podrán verse en la muestra.

Barnett Newman fue una de las figuras más importantes dentro del Expresionismo Abstracto, movimiento que se nutrió de los grandes formatos, la reivindicación de la materialidad de la pintura y del signo gráfico. La obra de Newman, ligada a la corriente color-field painting, es potente y simple a partes iguales y posee una gran carga expresiva. En sus piezas, el artista dota a uno de los tonos todo el protagonismo, utilizando los otros únicamente con franjas verticales pequeñas. Su obra ha sido generalmente relacionada con el posterior Minimalismo o el Pop Art, debido al uso de los tonos vibrantes y planos.

(Barnet Newman en Louisiana Museum. Desde el 6 de enero al 17 de abril)