En el marco de VIII centenario de la Universidad de Salamanca, el artista Miquel Barceló expone 80 obras que inundarán toda la ciudad. Esta gran muestra supone la primera del artista desde que en 2010 Caixaforum Madrid de dedicara una retrospectiva. En esta ocasión, el rector de la universidad, Daniel Hernández, a sido el que ha elegido al artista para estas celebraciones.

Lo que empezó como una petición para transformar el logotipo de la institución con una tipología con dragones medievales, desencadeno lo que ahora supone esta exposición. Pero, además, esta muestra, que terminará en 1 de octubre, se culminará con el nombramiento del artista doctor honoris causa por dicha universidad. El motivo por el cual se ha elegido a Barceló no es otro que celebrar la antigüedad de la Universidad con un toque de modernidad que haga partícipe a toda la ciudad.

El Patio de Escuelas de la Universidad, que en 2002 expuso la obra de Rodin, Los Burgueses de Calais, ahora presenta la obra 14 allumettes; un bosque de cerillas que Barceló no había expuesto hasta ahora en su conjunto. En la sala adyacente se pueden ver las acuarelas de La divina comedia. La mitad de las obras presentes en Salamanca no habían sido mostradas en público anteriormente, como El Arca de Noé, obra que da nombre a la exposición, un lienzo de 4×6 metros y que se mostrara junto a 20 cerámicas en la Capilla del Colegio Arzobispado Fonseca. En la Hospedería se exponen las pinturas parietales (cabezas de toros, caballos y cabras). En el Patio Anaya se exponen cuatro macetas gigantes, Le grand écouteur. Por último, en plena Plaza Mayor, el Gran elefant dret hace sus equilibrios para deleite de los visitantes.