La obra de Andy Warhol, definida por sus contemporáneos de todas las formas posibles incluyendo el plagio, sigue atrayendo la atención del público. El Museo Guggenheim de Bilbao expone su obra Shadows o sombras, un proyecto que inició en 1978 a la edad de 50 años. Estas sombras warholianas, de colores brillantes, avanzan a lo largo de 102 lienzos semigrafiados. La particularidad es que el número de estos lienzos cambia en función de las dimensiones de la sala donde se exponen.

Se trata de una obra que resume varias de las obsesiones de Warhol: el problema de la percepción, vinculada indudablemente al espacio, y por otra parte, la reproducción o la copia. Estos lienzos, colocados uno detrás de otro mostrando el positivo y el negativo de cada uno de ellos, parecen a ojos del espectador meras copias, plagios. Sin embargo, cada lienzo está hecho a mano, siendo único e irreproducible. Esta obra, cuyo eje es la captación de la luz, ha pasado ya por las salas de museos europeos como el Musée d´Art Moderne de la Ville de Paris.

(Andy Warhol. Shadows. Museo Guggenheim de Bilbao. Desde el 26 de febrero hasta el 2 de octubre de 2016)