En el contexto del aniversario de sus 2 años de vida, el Museo Jumex presenta Bajo un mismo sol: Arte de América Latina hoy, una fastuosa exposición configurada a partir de la iniciativa de Arte Global Guggenheim UBS MAP, surgida en el 2012, de la colaboración entre la Fundación y Museo Solomon R. Guggenheim y la compañía de servicios financieros UBS; juntos pretenden promover el arte contemporáneo del sur y sudeste de Asia, América Latina, Medio Oriente y África del Norte.

La frase “el imperio en el que nunca se pone el sol” era utilizada a principios del siglo XVI para referirse a los dominios de Carlos V. Estos dominios abarcaban los territorios colonizados por el imperio español en Europa, las Américas, el Norte de África y Sudamérica. Casi como un juego de palabras, Pablo León de la Barra realiza esta exposición que incluye adquisiciones recientes para la colección, a diferencia de la primera vez que se llevó acabo en el Museo Guggenheim de Nueva York, en junio de 2014. Después de su presentación en la Ciudad de México, viajará a la South London Gallery en junio de 2016.

De la mano de Frida Escobedo, arquitecto encargada de la dinámica y experimental museografía de la ambiciosa muestra compuesta por más de 45 obras de artistas de América Latina que nacieron después de 1968 y que utilizan una variedad de formatos que incluyen pintura, instalación, performance, fotografía, escultura y video. Algunos de los importantes artistas que componen la muestra son Regina José Galindo, Alfredo Jaar, Gabriel Orozco, Erika Verzutti, Alexander Apóstol, Carlos Amorales, Tania Bruguera, Luis Camnitzer, Juan Downey, Amalia Pica y Carla Zaccagnini, por mencionar sólo a algunos. Pensada alrededor de cinco temas que se entrecruzan: Conceptualismos, Activismo político, lo Tropical, Modernidades y Participación, las obras se exhiben a lo largo de dos salas, pero también en la entrada del museo, en la tienda y en la explanada que da a la calle.

Muchas de las obras fueron concebidas para la interacción con el visitante, quien desde un principio tiene que cruzar Estructuras para transición del colombiano Gabriel Sierra para poder ingresar a la primer sala; a partir de ahí tiene la opción de continuar su recorrido por la derecha o izquierda, donde él lo deseé. Otros ejemplos de obras interactivas serían Carteles para el Museo del Hombre del Nordeste del brasileño Jonathas de Andrade, donde el artista invita al público a cambiar y combinar los carteles que conforman su pieza; Ya veremos como todo reverbera, de Carlos Amorales, donde el mexicano invita al público a hacer sonar su obra móvil compuesta por platillos que flotan. Dentro de esta sala sobresalen El susurro de Tatlin de Tania Bruguera, Tierra de Regina José Galindo, y Painted Lady y Venus on Fire de Erika Verzutti.

La segunda sala recibe al visitante con la firme, estroboscópica y cegadora Lección sobre la historia del arte no. 7 de Camnitzer, diez proyectores yuxtapuestos encima de cajas de cartón y botes de basura, disparando nada más que luz en las paredes intermitentemente. El resto de la sala se compone de vídeos, hay dispuestos auriculares y colchones que invitan a la gente a sentarse a apreciar individualmente cada uno de las obras. Destaca Time Sguare, Abril 1987: (Un logo para América) de Alfredo Jaar, El Dictador de David Lamelas y Contrato colectivo cromosaturado del venezolano Alexander Apóstol.

(Bajo un mismo sol: Arte de América Latina hoy, Museo Jumex, México D.F. Del 19 de noviembre de 2015 al 7 de febrero de 2016).