El New Museum de Nueva York aumentó recientemente el precio de sus entradas que pasaron de venderse de 12 a 16 dólares. El precio aumentó a causa de la costosa exposición de Carsten Höller y se decidió tomar esta medida para compensar el exceso y no recortar ni la programación, ni el personal, ni nada que afectara directamente al museo. Sin embargo la medida no ha sido bien aceptada y finalmente el museo se ha visto perjudicado por lo que ha decido volver a bajar los precios hasta una cifra intermedia y salomónica, 14 dólares.