En el título se respira el elemento político que da pie a las obras de Marta de Gonzalo y Publio Pérez Prieto. Se trata de una muestra que pretende romper con las estructuras y convenciones aplicadas en el mundo del arte. Esta exposición, que redefine el papel del espectador y el estado de las cosas, estará abierta hasta el 29 de junio.