Discípulo de Hilla y Bernd Becher, Axel Hütte forma parte de una generación extraordinaria de fotógrafos como Candida Höffer, Thomas Ruff y Andreas Gursky formados en la Kunstakademie de Düsseldorf en los años setenta que revolucionaron el arte de la fotografía. Definidor de un estilo propio, Axel Hütte (Essen, Alemania, 1951) es considerado como uno de los principales representantes internacionales de la fotografía de paisaje; ahora llega al Museo de San Telmo de Donosti Paisaje escindido, que presenta 17 trabajos del fotógrafo en la nueva sala de exposiciones temporales. Desde sus primeras series de paisajes (Landschaft) de Portugal, Grecia, Italia, Francia, España, Suiza y Alemania, Hütte define las bases de una identidad visual propia. La elección de un género poco habitual en el arte actual, como es el paisaje, y una estética abiertamente pictórica marcará un trabajo que se convierte en seña de identidad. Hütte adopta una estética fría, una mirada lo más neutral y desafectada posible, para acabar produciendo imágenes planas de factura impecable con una calidad de detalles que pone de manifiesto su preocupación formal por la desnudez y la pureza de registro. Paisaje escindido, además de ser una revisión sobre la obra de Axel Hütte, pretende ser una reflexión sobre su trabajo —que pone en tela de juicio la visión del paisaje romántico, sublime o pintoresco, popularizada de forma masiva a finales del siglo XIX y que terminó por transmitir y fijar una iconografía que todavía hoy persiste—, completándose con una publicación que relaciona su obra con distintos momentos y artistas de la historia del arte. El libro, además de contener un extenso ensayo del comisario, reproduce todas las imágenes de la muestra así como una serie de obras históricas del artista que ayudan a contextualizar su trabajo con la historia del arte y la pintura. (San Telmo Museoa, Donostia, Gipuzcoa. Axel Hütte. Paisaje escindido. Del 12 de julio al 28 de septiembre).

Imagen: Axel Hütte. Fünt Weiher–II, 2010.