Las incontables obras de arte elaboradas en la historia del hombre, dibujan una línea cronológica de las inquietudes y avances que han marcado civilizaciones por todo el mundo y en todas sus etapas. Sirven como un legado de valores, tradiciones y pensamientos para las generaciones posteriores. A pesar de vivir en una realidad en la que las fronteras entre culturas cada vez son más difusas, el arte sigue fiel a su papel de difusor de singularidad cultural. Como ejemplo de ello, las obras de Rachid Koraïchi, Noor Ali Chagani, Monir Shahroudy, Farmanfarmaian, Bita Ghezelayagh, Babak Golkar, Hayv Kahraman, Aisha Khalid, Hazem El Mestikawy, Hadieh Shafie and Soody Sharifi, finalistas del Premio Jameel 2011 organizado por Victoria and Albert Museum, se presentan como espejos del arte, artesanía y diseño islámico en el contexto contemporáneo. Trabajos que se recogen en una muestra itinerante que toma como punto de partida la Casa Árabe de Madrid donde estará hasta el 15 de julio. A partir de esa fecha continuará su camino a París y a varias galerías de Estados Unidos.