Curada por Paulo Herkenhoff y Rodrigo Alonso, la exposición Arte de contradicciones. Pop, realismos y política. Brasil-Argentina 1960, que reúne más de cien obras de 58 artistas, se centra en el estudio de un momento histórico fundamental para el devenir del arte contemporáneo y de la sociedad en estos dos países latinoamericanos. En esa década, y al igual que ocurrió con el desarrollo del arte conceptual en otros países de esa región, los artistas brasileños y argentinos desarrollaron una particularísima apropiación de la estética pop anglosajona, desplegando un compromiso en sus propuestas al asumir que ya que el arte no podía cambiar el mundo, al menos debería cambiar nuestra capacidad crítica de aprehender el mundo y los valores propuestos por la incipiente sociedad de consumo. Algunas obras presentes en la exposición, como La civilización occidental y cristiana (de León Ferrari), Un guerrillero no muere para que se le cuelgue en la pared (de Roberto Jacoby) o Inserções em Circuitos Ideológicos. Projeto Coca-Cola (de Cildo Meireles), nos dan idea de este arte contradictorio, que bebía de la estética y los recursos de la sociedad de masas para componer agudas críticas a las estructuras de circulación ideológica y cultural de la época. De forma paralela a la exposición, los días 10 y 11 de julio PROA acogerá un coloquio internacional en el que participarán, entre otros, los profesores Gonzalo Aguilar, Andrea Giunta, Mari Carmen Ramírez o Suely Rolnik. Arte de contradicciones itinerará después al Museu Oscar Niemeyer (Curitiba), Galleria d’Arte Moderna e Contemporánea (Bergamo) y el Museu de Arte Moderna (Río de Janeiro).

Imagen: Vista de la exposición.