A pesar de que ni los propios organizadores de esta feria estaba seguros, tras los terribles terremotos que asolaron el país, de que se pudiera llevar a cabo la feria hoy, a menos de dos semanas de su inauguración, parece que todo está en orden y que el próximo 29 de julio se abrirán sus puertas para acoger a las más de 133 galerías que visitarán la capital japonesa. Aun con todo, y después de que la feria se retrasara al mes de julio dada la imposibilidad de celebrarla en abril como en años anteriores, la mayoría de participantes son japoneses y la participación internacional ha descendido con respecto a otros años.