Desde que en 1970 los galeristas Ernst Beyeler, Trudi Bruckner y Balz Hilt fundaran Art Basel, con una primera edición en la que participaron noventa galerías y treinta editoriales de diez países distintos, la feria no sólo se ha consolidado como el evento mercantil más importante del sector del arte actual, sino que se ha expandido a América (Miami Beach) y Asia (Hong Kong). Una evolución y un éxito de los que pueden presumir pocos eventos artísticos más ya que, Art Basel al igual que sucede con la Bienal de Venecia, ha alcanzado el estatus de tradición, de hito primaveral que, año tras año, clausura la temporada.


En esta edición número 44, Art Basel cuenta con un nuevo patrocinador, UBS, y acuden a Basilea un total de 304 galerías repartidas en las distintas secciones de la feria como Unlimited, Feature o la sección general, Galleries. Nuevamente España está representada por las galerías más consolidadas como Juana de Aizpuru, Helga de Alvear, Elvira González, Joan Prats y ProjecteSD así como por Parra & Romero en los Art Features; notándose algunas ausencias como las de Polígrafa, la de la extinta Soledad Lorenzo (quien ya no acudía a Basel el año pasado) o la galería madrileña Elba Benítez que no participa en Basel desde 2011 aunque, este año, decidió apostar por Frieze NY con éxito, consiguiendo el premio al stand más innovador de la feria.


Un año más, las perspectivas son buenas, el día antes de la inauguración se rumoreaba que ya se habían realizado algunas ventas y, una vez abierta la feria, ya se han confirmado ventas como la exquisita pieza de Danh Vo We the People (2011-2013), vendida por 65.000 euros en Chantal Crousel; las esculturas de Camille Henrot Overlapping Figures vendidas por 18.000 euros cada una en la parisina Kamel Mennour; o transacciones mucho más valiosas como la venta de un Calder por 10 millones en Helly Nahmad Gallery; un Frank Stella por 6 millones en Dominique Levy; o la venta por 2 millones de dólares de unos pequeños lienzos de Rudolf Stingel en Massimo de Carlo y, en Sadie Coles, misma cantidad y mismo autor pero, ésta vez, por un enorme autorretrato. Mark Manders, Michael Borremans, Valentin Carron o Yoshitomo Nara son otros de los autores que ya han hecho felices a sus galerías, en estos casos, Zeno X, 303 Gallery y Blume & Poe.


Ventas instantáneas que no son de extrañar si tenemos en cuenta que coleccionistas como Eli Broad, el matrimonio Rubell, Roman Abramovich, Marty Margulies, Peter Brant o Leon Black llevan desde el martes visitando y eligiendo aquellas piezas con las que engrosar sus llamativas colecciones.

En un momento económico extremadamente nefasto para la mayor parte de la sociedad mundial, Art Basel arrasa nuevamente demostrando un año más que, sin importar qué ocurra, el Sol siempre brilla para unos pocos.

Imagen: Theaster Gates. Shine Study 1, 2013. Vendido por 135 dólares en White Cube, Londres. Cortesía d eArt Basel.