Desde el pasado fin de semana pueden verse cuatro nuevas exposiciones en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León. El vigésimo primer ciclo expositivo de este centro que arranca, paradójicamente, con una despedida la de su actual director Agustín Pérez Rubio.

Junto a la colectiva Genealogías feministas, que permanecerá en el centro hasta el 24 de febrero, el MUSAC acoge ahora las individuales de las artistas Rosa Barba, Lara Almarcegui (nuestra representante en la próxima Bienal de Venecia), Alejandra Riera y Apolonija Sustersic. El propio Agustín Pérez Rubio ha comisariado junto a Manuel Segado la muestra de Lara Almarcegui Parque fluvial abandonado en la que coexisten el vídeo que titula la muestra con dos nuevas piezas específicas: una intervención en una de las salas y un trabajo que aborda la situación del sector de la construcción en España y, en concreto, en una población de León, La Lastra. Rosa Barba también ha tomado el edificio del museo como punto de partida para Un lugar para un único individuo, comisariada por Juan de Nieves. Una teatralización mediante pantallas y los habituales dispositivos fílmicos de esta artista en la que el museo se convierte en escenario y, lo que acontece en sus espacio, en acción narrada y manipulada por la artista. Dentro del Laboratorio 987 Alejandra Riera ha presentado por primera vez en una institución artística su vídeo Enquête sur le/notre dehors que, en palabras de la artista, supone una “imagen de pensamiento colectivo y una publicación sobre la idea de habitar y sobre el hecho mismo de realizar algo en común”. En cuanto al Proyecto Vitrinas la protagonista es la lituana Apolonija Sustersic que, con el comisariado de Peio Aguirre, también ha querido reinterpretar la arquitectura del MUSAC y fundirla con la de otro edificio icónico de la ciudad, el auditorio crenado un trabajo con el que se aborda la relación entre espacios y usuarios.

Cuatro exposiciones con las que empezar un nuevo año, cinco propuestas con las que despedir y cerrar una etapa del centro antes de que se elija a su nuevo director/a y de comienzo una nueva época marcada por la crisis y la necesidad de optimizar imaginación y recursos. Hasta el 9 de junio.

Imagen: Rosa Barba. Fotograma de Un lugar para un único individuo, 2013.