1.000 m2 de deseo. Arquitectura y sexualidad es el nombre de la nueva exposición que acoge el CCCB (Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona) a partir del 26 de octubre y que está comisariada por la arquitecta Adelaïde de Caters y la jefa de exposiciones del centro Rosa Ferré. Una muestra que investiga en el cómo se han proyectado, construido e imaginado los espacios para el sexo en la sociedad occidental desde el siglo XVIII hasta la actualidad a través de dibujos, maquetas, piezas artísticas, instalaciones, películas y documentales, libros u otros. También pretende explorar el poder que los espacios ejercen como motor del deseo y mostrar el papel de la arquitectura en el control de los comportamientos. La exposición presenta proyectos que han subvertido los modelos tradicionales, utopías de convivencia sexual, espacios concebidos únicamente para el placer. Trabajos de Claude-Nicolas Ledoux, Charles Fourier, Sade, Guy Debord, Carlo Mollino, Adolf Loos, Nicolas Schöffer, Wilhelm Reich, ecoLogicStudio, Danli Wang, Pol Esteve, Marc Navarro, Ursula Biemann, Fito Conesa o Army of Love, entre muchos otros. Muchos de los espacios propuestos nunca han sido expuestos, sólo han sido imaginados a través del lenguaje o de la imagen proyectada.

¿Cómo llamar a esto? A la libertad sexual hoy día muchos la conciben como liberalización sexual, ahora que todo está monitorizado por la producción y el consumo, ¿dónde queda el placer y el deseo sexual? La exposición está dividida en tres temáticas: Utopías sexuales, con las propuestas de arquitectos, pensadores, artistas y comunidades que han incidido en los comportamientos sexuales a través del control del espacio; Refugios libertinos, en este apartado se explora el poder de los espacios sobre el deseo y analiza los refugios para el placer desde las petites maisons francesas del siglo XVIII hasta los apartamentos propuestos por la revista Playboy; por último, Sexografías presenta piezas de arquitectos y artistas que descubren espacios públicos codificados para el sexo, como parques, calles, cines, lavabos públicos o incluso las redes sociales.

(1.000 m2 de deseo. Arquitectura y sexualidad en el CCCB, Barcelona. Del 26 de octubre al 19 de marzo de 2017)