El pintor Antonio López ha sido galardonado con uno de los premios más deseados de los que concede en materia artística el Gobierno de Navarra, el Premio Príncipe de Viana de la Cultura. 25.000 euros que se otorgan para reconocer no sólo la trayectoria de un artista determinado, sino su incidencia en la Comunidad y la repercusión de su obra para los ciudadanos de la misma. En el caso de López sus lazos con esta tierra, a la que afirma amar, se remontan a 2003, año desde el que realiza diversos talleres y cursos con los que ha fomentado, según el jurado, el conocimiento del arte y la pintura realistas y el aumento del bagaje cultural en general. El año pasado el premio fue a manos del arquitecto Renzo Piano quien tuvo más fortuna aún que López, y recibió 40.000 euros. A pesar de todo el pintor vive una época dorada ya que la exposición que realizó en 2011 en el Thyssen batió récords de visitas con 317.977 espectadores y, en 2010, también fue honrado con otro importante galardón, el Premio Penagos de dibujo valorado en 30.000 euros.