La cerámica y la pintura, la artesanía y el arte establecen un diálogo ancestral en la última muestra de Antonio Ballester. Cobre, cobalto y plomo se vincula con los materiales que dan color a la cerámica y nos habla del color como elemento principal de la pintura que queda reducido y simplificado, maximizando así su importancia.
Imagen: Vista de la exposición.