El joven arquitecto español Andrés Jaque participará en la Bienal de Diseño de Gwangju con su proyecto Sweet Parliament Home. Un prototipo de una vivienda compartida, un pabellón en el que su estudio ha estado investigando y proponiendo ideas durante los últimos cinco años para obtener algunas conclusiones respecto a las repercusiones y el impacto que la sociedad ocasiona en las viviendas y en nuestro modo de vida. La casa se propone en este caso como un punto prototípico de conflicto en el que los factores externos e internos colisionan de modo que se convierte la habitabilidad en una especie de activismo político. Un proyecto original e inédito del que se podrá disfrutar a partir de la apertura de la Bienal el 2 de septiembre.