Desde pequeña “tuve una visión de cómo sería ser artista” explica Andrea Fraser (Montana, 1965). Esta artista, hija de una puertoriqueña a la que le gustaba pintar en casa y ver performances en video, se crió en California y antes de empezar a estudiar arte, hizo la maleta y se mudó a Nueva York y cerca de esos museos de arte contemporáneo y a los que entraba 4 veces por semana. Y precisamente han sido las instituciones, los museos, las salas, las estructuras que gestionan el arte, los protagonistas de sus críticas.

A mediados de los años ochenta, Fraser entra en el programa del Whitney Museum, cuyos profesores entre los que se encuentran Craig Owen, le influyen profundamente a la hora de analizar las relaciones entre el tejido social, la representación del arte y su apropiación. En 1994 expone Women One, Madonna and Child, obra de Rafael, en la que aúna su interés por el feminismo y la manera en la que tanto artista como mujer, son representados.

Además de sus performances. site-specific y las series fotográficas, ahora el MACBA expone L´1%, c´est moi. Un título llamativo que busca la reflexión del público sobre sus motiviaciones ante el Arte: cultura, dinero, autoconciencia, reflexión… Se trata de su primera monográfica en España y está organizada por
el Museu d’Art Contemporani de Barcelona y el Museo Universitario Arte Contemporáneo, Ciudad de México.

(Andrea Fraser. L´1%, c´est moi. MACBA, Barcelona. Desde el 22 de abril hasta el 4 de septiembre de 2016)