¿Cuál es nuestra relación con los objetos y sus diversos significados? ¿Qué es eso y por qué está ahí? ¿Debemos replantear la naturaleza y el espíritu de las cosas aparentemente inanimadas? Tal vez sean algunas de las cuestiones que quedan abiertas en la exposición Arqueología: Biología, de Anish Kapoor, una de las más esperadas del año, que se presenta a partir del 28 de mayo en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la ciudad de México. El artista de origen indio, residente en Gran Bretaña, es uno de los referentes más importantes en el arte actual. Sin un ánimo retrospectivo podremos recorrer su obra a través de sus 22 monumentales esculturas e instalaciones, donde se pueden perder de vista las proporciones, la distancia y la realidad, creando un ambiente de angustia, miedo, diálogo y juego entre la muestra y los espectadores. Prácticamente no hay información dentro de las salas, permitiendo que las piezas hablen por sí mismas, invitando a que las toques y sientas. Un deseo reprimido que puede convertirse en pulsión de vida u oscuridad infranqueable dentro de nosotros.

Vacío, 1989

Vacío, 1989

La muestra, curada por Catherine Lampert, está dividida en cuatro núcleos que remarcan lo vital de la experiencia del público, como una especie de médium en varios niveles. Desde un principio la obra da una perspectiva de lo no-permanente y el no-objeto u objetos vacíos, donde la obra de arte pierde un grado de autonomía, algo que queda fuera del artista, donde las piezas ya no dependen del creador. La destrucción y la descomposición en una era vertiginosa, post industrial, es otro eje importante que permite la contemplación de formas burdas, agresivas, incluso escatológicas, como en la distribución de las piezas de Ga Gu Ma. Posteriormente invade una sensación de nimiedad y vacuidad debajo de algo monumental que flota sobre nosotros, a punto de aplastarnos, planteando una conversación entre el espacio y el tiempo, un tiempo narrativo y cinemático, relacionando la forma, el color y su tendencia a provocar ensueños. La segmentación de la exposición, complejiza el espacio que contiene un objeto y cómo se separa de su naturaleza de objeto. El espectador podrá observar “la punta de un iceberg”, en palabras de Anish Kpoor, es decir, que el arte ocupa más espacio que el espacio físico del objeto. Finalmente se busca por medio de la curaduría darle nuevamente una vida poética al objeto, como internarse en cavidades de apariencia cárnica y enigmática, que pueden hacerse pasar por vísceras o heridas a flor de piel o un deseo de retornar al útero para reinterpretar el mundo, logrando una incomodidad hasta cierto punto erótica o estética. En resumen, abrir el significado y cuestionar lo que se sabe del objeto.

My Red Homeland, 2003

My Red Homeland, 2003

Más allá de la ola de selfies, que seguramente provocará la muestra, los espectaculares en las principales avenidas, la excesiva publicidad en los medios de transporte públicos o los comerciales invasivos en youtube, las piezas superan la banalidad y el marketing, para entrar en terrenos altamente introspectivos y existenciales: el significado y la ausencia de forma; las implicaciones del acto creativo, la materialidad y los horizontes de la realidad; el miedo, la incertidumbre que nos habita y la vulnerabilidad del ser humano ante un escenario apocalíptico. Asimismo, la producción de Kapoor presenta lo imposible como verdadero. Una muestra de ello es El espejo de sangre IV que, debido a su magnitud y color intenso, puede perturbar o abismar, aunque lo que vemos es nuestro reflejo que confunde y alimenta el narcisismo, vaciándonos e integrándonos a la obra.

La exposición es única y sin precedentes en Latinoamérica, producida por el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Patronato de Arte Contemporáneo A.C. Este acontecimiento es imperdible por aspectos tanto técnicos, por las implicaciones de traer este tipo de piezas, como estéticos e innovadores en México, tal es el caso de una App móvil diseñada para que la exposición pueda ser apreciada en cualquier parte del mundo y los visitantes tengan más información del autor. A la par, se llevarán a cabo conversatorios, recorridos especiales, cursos y ciclos de cine, que ampliarán los alcances de la muestra.

(Arqueología: Biología, Anish Kapoor, MUAC. Ciudad de México. Desde el 28 de mayo hasta el 27 de noviembre de 2016)