Una lacónica frase junto a una fotografía en sus redes sociales, en Twitter e Instagram, son la declaración oficial que ha hecho el artista chino Ai Weiwei confirmando que ya dispone de pasaporte. “Hoy he recuperado mi pasaporte”, que le fue retirado en 2011, hace cuatro años, cuando las autoridades del país le prohibieron salir del mismo; fue, además, arrestado e interrogado durante 81 días acusado de evasión fiscal. Weiwei se ha posicionado desde entonces como un represaliado político, argumentando que su detención era por cuestiones políticas y su crítica al gobierno. Han sido precisamente las redes sociales donde ha hecho pública la noticia, las mismas que han acompañado al artista en los últimos cuatro años, donde publicaba fotos con asiduidad. Su bicicleta en su estudio en Pekín se convertía así en un símbolo de la represión, colocando cada día un ramo de flores y compartiendo la foto en las redes, contando cada día de reclusión; la última fue el miércoles, era el día 600. Weiwei, que ya dispone de su pasaporte, ha asegurado que la policía no le puso ningún impedimento más y planea poder salir de país próximamente.