Ai Weiwei ha perdido la licencia de Fake Cultural Development firma con la que comercializaba su obra. Otra consecuencia de su condena por evasión fiscal, una represalia de la que se informó al artista el pasado 30 de septiembre en una carta dejándole tan sólo un margen de 3 días para apelar la sentencia ya que la carta estaba fechada el 16 de septiembre y el plazo caducaba inminentemente. Con esta nueva situación Weiwei no puede vender sus trabajos directamente desde su empresa, por lo que pierde una de sus principales fuentes de ingresos aunque, no hay duda de que, seguramente, le queden muchos otros.

Imagen: Retrato de Ai Weiwei.