Tras varios meses de aislamiento y reclusión finalmente el artista chino Ai Weiwei ha sido liberado bajo fianza. La policía china lo ha puesto en libertad por su buena conducta y por la enfermedad crónica que padece, así como la intención declarada por el artista de pagar los impuestos que supuestamente había evadido, incluso cuando sus familiares y amigos han repetido insistentemente que todas estas acusaciones eran un sinsentido y los verdaderos motivos para su detención eran políticos. El artista podrá recuperarse de los meses en prisión y reincorporarse a su actividad que no ha dejado de fluir incluso cuando él no ha estado presente.