Celebrar años no solo es una señal de que nos hacemos mayores, en lo que respecta al mundo del arte, conseguir cumplir un año más es un signo evidente de que se sigue vivo, activo, en marcha. La galería Adora Calvo cumple diez años de supervivencia en Salamanca y eso es un motivo de celebración. Aunque nace en 1992 en Madrid se traslada a Salamanca en 2004, donde reubicada en su actual espacio el pasado año, sigue trabajando con un grupo de artistas entre los que destacan los españoles y algún latinoamericano: entre ellos pesos pesados como Fernando Sinaga, Alicia Martin, Mitsuo Miura, Fernando Renes o Beth Moisés. Su presencia en Arco se ha hecho una constante además de continuadas incursiones en el mercado asiático y americano. Un esfuerzo sin duda digno de aplaudir, pues el mercado nacional se alimenta casi exclusivamente en los grandes mercados de Madrid o Barcelona. Dicho lo de grande sin ánimo de ofender. Galerías como Adora Calvo, luchando en pequeñas ciudades casi en solitario, son la que fortalecen la realidad artística del país. Felicidades.