Considerada una de las líderes del movimiento artístico Pattern and Decoration, Miriam Schapiro (1923-2015) era pintora, escultora y grabadora canadiense, asentada en Estados Unidos. No se puede olvidar tampoco que su figura fue de las pioneras en el arte feminista. Su trabajo se movía entre la línea de la práctica artística y la artesanía, y así sus pinturas contenían elementos artesanos y decorativos, muy asociados con el feminismo, la feminidad y la mujer, algo que Schapiro reivindicaba de forma constante. Nunca negó su devoción a artistas como Mary Cassatt, Georgia O´Keeffe o Frida Kahlo. Su actividad feminista comienza cuando se traslada a California en los 70 y entra en contacto con Judy Chicago, con la que pone en marcha el Programa de Arte Feminista en el California Institute of Arts. Además de su trabajo en pintura, son destacadas piezas suyas como Dollhouse, con la que participó en la exposición Womanhouse, en 1972, donde cada habitación de la casa de muñecas representaba un rol de la mujer en la sociedad. Schapiro moría el pasado día 20, dejando una huella y una estela imborrables en el arte de las últimas décadas.