El cine italiano ha perdido a uno de los grandes. A sus 92 años, Tonino Guerra era novelista y guionista de las más conocidas obras cinematográficas italianas.
Tras su liberación del campo de concentración de Troisdorf, se doctoró en Pedagogía y empezó su carrera como poeta, más tarde como novelista y a su regreso a Roma comenzó su carrera como guionista donde se estableció en 1984 cuando vuelve a su Romagna natal.
Realizó cientos de trabajos para los más importantes directores del momento como Michelangelo Antonioni, Federico Fellini, Francesco Rosi o Theo Angelopolus. Todos recordamos títulos como Blow-Up o Amarcord por las que fue candidato al Oscar al mejor guion.

Imagen de Blow-Up.