Siempre, en todo accidente, en las guerras, en los ejercicios de fuerza y poder políticos.. siempre hay daños colaterales, inevitables, menores según los causante, trágicos según los afectados. Este trabajo de Goldbard, en fotografías de gran tamaño y videos, trata sobre la fragilidad y el dominio a partir de la catástrofe. La utilización de técnicas escultóricas artesanales y la puesta en escena cinematográfica recrean sucesos de la reciente historia de México en los que se generan daños colaterales: réplicas de accidentes aéreos, coches que explotan por los aires, desastres que a todos afectan… colateralmente. En la galería Enrique Guerrero, México DF, desde el 21 de noviembre.
Imagen: Adela Goldbard. Celebrity ‘87, 2013.