Hace un año que se cerraron las conversaciones para preservar Chillida, el museo en el que se recoge parte del legado del escultor vasco mas internacional. Una casa museo que es propiedad de los herederos del artista, que han sacado a subastas recientemente algunas piezas importantes del legado. El museo lleva ya más de tres años cerrado al público en un claro desacuerdo entre la familia Chillida y las autoridades que se niegan a aportar el dinero necesario sin tener ningún tipo de control sobre el funcionamiento y finanzas del centro. Pero el día 5 de marzo el Ejecutivo vasco confirmaba que durante este año se iniciarán las conversaciones nuevamente y que el objetivo del Parlamento es alcanzar un acuerdo lo más rápidamente posible para que Chillida Leku pase a manos públicas de una forma definitiva, lo que solucionaría todos los problemas que hasta ahora impiden el disfrute de un lugar casi sagrado por su belleza, y reponga la maltrecha memoria de un gran artista. Quedamos todos a la espera de saber qué tipo de arreglo se puede alcanzar que deje satisfecha a los herederos para que no se desprendan del patrimonio de Chillida Leku.