El jueves 6 de marzo se inaugura la nueva exposición de Eva Lootz en TRINTA Galería (Santiago de Compostela). En ella, la artista vuelve a reflexionar sobre los nudos, una figura que le sirve para cuestionar los procesos de representación, el dominio de la racionalidad y el propio funcionamiento de la mente. La muestra incluirá una serie de dibujos de gran tamaño, la pieza escultórica Mostrar-Nombrar y, además, ofrecerá la posibilidad de asistir a un curso con la artista, entre el juego y la experiencia mental, en el que practicar las figuras del cordel empleadas por las comunidades nativas del continente americano. A-nudando se concibe como una continuación de la investigación y la reflexión de la artista, que recorre las memorias antropológicas, la matemática avanzada o los relatos cosmogónicos, sin olvidarse de las lecciones lacanianas. Respecto a éstas, Lootz recuerda cómo, tratando de formalizar lo irreductible de la experiencia psiconalítica, Lacan encontró en el nudo del escudo familiar de los Borromeo una figura que le valdría para significar el entrelazamiento de tres registros de la experiencia: lo Real, lo Simbólico y lo Imaginario. Como ese nudo borromeo, que sólo puede estar entrelazado o, de lo contrario, deshacerse por completo, los tres registros de la experiencia se encuentran también anudados. “Lo que a mí me ha interesado especialmente es que el nudo borromeo -y los nudos en general- desafían el modo común de la representación”, cuenta Lootz. Así pues, a-nudando y a-nudando, con nudos cada vez más complejos, es fácil darse cuenta de la frecuencia del error. La representación no es sencilla, la racionalidad se cuestiona, y al hacerlo, como explica la artista, “uno parece adentrarse en el campo de la paradoja, dar pasos hacia otra dimensión”.