Rosa Olivares
Pasa el tiempo y de repente todos los museos que ayer eran nuevos ya tienen más de 20 años. Pasa el tiempo y va creciendo la memoria, los recuerdos, al mismo tiempo que van menguando los presupuestos y las actividades. Ahora es el Centro Galego de Arte Contemporáneo el que cumple 20 años y lo celebra con la exposición 93 que reúne a más de 100 artistas españoles y extranjeros, con todo tipo de soportes y lenguajes, pero lo que caracteriza esta muestra es que todas las obras expuestas han sido realizadas en 1993, el año en que se inaugura el CGAC. Menchu Lamas, Jorge Barbi, Berta Cáccamo, Martha Rosler, Thomas Ruff, William Wegman, Julian Opie, Dora García, Ignasi Aballí; entre otros muchos, forman parte de una exposición que es una oportunidad para celebrar lo que fuimos más que lo que hoy somos. Aunque hoy en día resistir es sobrevivir… o tal vez al revés, pero el caso es que el CGAC fue desde su origen una oferta de optimismo, una posibilidad de contar con un centro de arte contemporáneo entre España y Portugal, en una ciudad abierta y moderna envuelta en las brumas de la historia: Santiago de Compostela. Todo pudo haber sido de otra manera con unos políticos diferentes y con una mayor atención a la sociedad. Hoy que celebramos la memoria, y que el país vuelve sus ojos a los 90 y a los 80 con exposiciones nostálgicas que recuperan nombres, obras y protagonismos perdidos que nunca fueron pero pudieron ser, habrá que empezar a pensar con que vamos a celebrar los próximos cumpleaños.