El 29 de mayo comenzaba la 8ª Bienal de Berlín, comisariada por Juan A. Gaitán y volcada este año en la exploración de la encrucijada que produce el encuentro entre las grandes narrativas históricas y las vidas individuales. Tomando como punto de partida una mirada cercana a la ciudad de Berlín, la bienal se propone reflexionar sobre la presente crisis social y política a una escala global, llamando la atención sobre proyectos fundamentales del siglo XX que las tendencias neoliberales han logrado ocultar. Se retoman así propuestas como la creación de un urbanismo responsable, una arquitectura para el pueblo y del pueblo y un intento de reformular el concepto de ciudadanía.
La bienal se extiende por cuatro barrios distintos y podrá visitarse hasta el 3 de agosto. En esta ocasión a la tradicional sede KW se unen otras dos, una apuesta que pretende generar relaciones particulares entre el arte contemporáneo y los entornos que lo rodean. La villa Haus am Waldsee conserva la función privada de la casa para analizar la comprensión del entorno a partir de la idea romántica de un paisaje atemporal. La sede de Dahlem se presenta como un lugar de encuentro entre las obras contemporáneas y las colecciones de etnología y arte antiguo que alberga el edificio. Por su parte, las obras de KW propician una experiencia aislada e íntima, subrayando la tendencia de los espacios de arte contemporáneo a separar el arte de todo aquello que lo rodea.
Gaitán reivindica el papel fundamental del museo y la imagen dentro de la historia del siglo XX, entendidos como herramientas ideológicas de la era capitalista y marcas de riqueza. Sin detenerse en la auto-reflexión, las obras de la bienal se resisten a su incorporación a las narrativas de la historia del arte, a las formas dominantes de representación, o al régimen de contemplación occidental que gobierna la apreciación estética. Según el comisario, el arte busca generar una counter-image capaz de distinguir la verdad del poder, y a ese propósito se une la larga lista de artistas participantes, entre los que se encuentran Tacita Dean, Mario García Torres, Santu Mofokeng, Slavs and Tatars, Wolfgang Tillmans o Mariana Castillo Deball.