La Galería Antoni-de la Mota se ha quedado huérfana, el que fuese fundador de la misma, anteriormente conocida como Galería Antoni Estrany, ha fallecido esta madrugada de un infarto. Con más de treinta años de experiencia, mostrando propuestas de artistas consolidados y emergentes de todo el mundo, desde la fotografía hasta el vídeo, pasando por el dibujo o las instalaciones. El que fuese uno de los pilares del galerismo barcelones, recién llegado de México tras su participación en Zona Maco y en la que, su galería, estará presente en ARCOMadrid, llevaba más de cuarenta años en el mundo del arte, colaborando con artistas como Sergi Aguilar o Robert Llimós. Su capacidad de visión, gestión y apoyo a la creación experimental le hicieron convertirse en uno de los más importantes marchantes de arte del país. Pero su vida ligada al arte abarcaba más que su visión como galerista, pertenecia a la Asociación Art Barcelona, como legado más inminente, su proyecto para ARCO, en donde había preparado un diálogo entre Richard Venlet e Ignasi Aballí.

Su vida ha estado ligada a nombres proprios, artistas nacionales e internacionales que han visto su obra expuesta en las paredes de sus galerias, desde los inicios de sus trayectorias profesionales hasta el momento en el que ya eran artistas consagrados como Ignasi Aballí, Sergi Aguilar, Natividad Bermejo, David Bestué, Black Tulip, Jean-Marc Bustamante, Nuria Canal, Javier Codesal, Patricia Esquivias, Pauline Fondevila, Douglas Gordon, José Antonio Hernández -Díez, Marc Larré, Esko Männikkö, Ana Prada, Gerard Ortin, Sara Ramo, Francisco Ruiz y Marijke Van Warmerdam.