Cada año la Fundación María Cristina Masaveu Peterson propone a un fotógrafo ganador del Premio Nacional de Fotografía a que elabore una serie de instantáneas sobre Asturias bajo el nombre de Miradas de Asturias. Este año el artista encargado ha sido Chema Madoz, que se alzó con el galardón en el año 2000. Esta iniciativa permite al artista elaborar con total libertad un conjunto de imágenes que aboquen la imagen que ellos tienen del Principado. En esta ocasión, Madoz ha desarrollado el proyecto desde su estudio, de ahí el nombre que recibe el mismo: El viajero inmóvil.

Esta serie será expuesta en el Centro Cultural Conde Duque para viajar posteriormente al Museo de Bellas Artes de Asturias en Oviedo. Un total de 34 fotografías conforman la exposición.  El punto de vista del trabajo de Madoz parte de la habitual manipulación de las imágenes y los objetos cotidianos con la intención de descubrir nuevos aspectos de sus capacidades simbólicas, pero en esta ocasión el fotógrafo ha tenido que invertir el proceso. En esta ocasión son las ideas que transmite Asturias las que transforman el objeto y su significado. De manera icónica, la observación del territorio se conecta con su representación poética, desde lo abstracto hasta lo concreto y con una alta carga de humor.

(El viajero inmovil de Chema Madoz en Centro Conde Duque, Madrid. Desde el 9 de febrero al 16 de abril de 2017)