Hasta el 17 de julio se puede visitar la exposición La memoria de los objetos de Isidro López-Aparicio dentro del programa PRAXIS de ARTIUM. Una muestra que ocupa mil metros expositivos y con más de dos mil objetos donados por entidades y ciudadanos de Vitoria. Con ella, el artista quiere incidir en la huella que dejan los objetos cotidianos en cada uno de nosotros y que él ha transformado en obras contra el consumismo del sistema económico y social. Así, López-Aparicio estimula una reflexión crítica sobre las leyes de mercado y su carácter voraz. El artista rescata los objetos para proponer arqueologías de lo cotidiano y mostrar una realidad oculta de un olvido visible y reconocible al espectador. Para hacerlo transgrede su utilidad inicial y propone un nuevo sentido a los objetos del día a día.

De este modo, el espectador se reencuentra con su pasado para cuestiona su presente y el modo de vida consumista actual. Desde ramas y raíces de árboles hasta señales de tráfico, sillas, muebles, equipos informáticos son los objetos que pueden verse en la Sala Norte de ARTIUM atravesando paredes y con un significado nuevo ante la mirada del público que, en su memoria, ubica dicho objeto con otras funciones. “Hablamos de ciencia, tecnología, de evolución, de desarrollo, pero la voracidad del tiempo no nos permite pararnos y pensar; en este caso el proceso nos fuerza a hacer una mirada sensible, ordenada y reflexiva de nuestro memoria cercana a través de nuestros residuos”, resume López-Aparicio sobre el objetivo que tiene su exposición.

(La memoria de los objetos, ARTIUM, Vitoria. Hasta el 17 de julio)