A veces, para entender hay que diseccionar, cortar, abrir en canal y mirar qué hay dentro. Apropiarse del cuerpo del otro y sólo entonces, tomar distancia y ahora sí, comprender. Esto es lo que ha hecho el fotógrafo madrileño José Manuel Ballester con siete obras maestras del Arte español. En Paisajes Encontrados: El Bosco, El Greco, Goya, el que fuera Premio Nacional de Fotografía en 2010, “se apropia” de obras de la colección del Museo Lázaro Galdiano fotografiando los interiores de cada cuadro. En algunas obras, Ballester elimina la figura humana y sólo se aprecia el paisaje o un detalle que no sólo ofrece una nueva lectura de la obra sino redescubre al visitante la producción original de la obra. Sirva como ejemplo, la figura del “donante” que El Bosco tapó entre el follaje en el Jardín de las Delicias y que Ballester recupera.

José Manuel Ballester.

José Manuel Ballester.

Precisamente sobre El Bosco, artista al que el Museo del Prado también dedica una exposición especial por el quinto centenario de su muerte, Ballester dedica El Jardín deshabitado, una pieza de videoarte y tres fotografía basadas en Las meditaciones de San Juan Bautista. Esta muestra, comisariada por Elisa Hernando Calero, también incluye uno de las últimos préstamos del museo, Cristo Agonizante con Toledo de fondo de El Greco. De esta forma, los tres artistas representan tres momentos históricos, Renacimiento, Barroco e Ilustración, vistos desde la mirada actual de uno de los fotógrafos españoles de mayor prestigio.

(José Manuel Ballester: Paisajes Encontrados: El Bosco, El Greco, Goya. Museo Lázaro Galdiano. Hasta el 11 de septiembre de 2016)