Por primera vez en Berlín, la Daimler Contemporary Berlin, dedica una retrospectiva a la obra de uno de los pintores alemanes más significativos: Adolf Fleischmann (Esslingen am Neckar, 1892-1968) consiguió su propia identidad artística a través de la abstracción, de la geometría equilibrada, sin excesos y con una clara influencia del cubismo de Braque, siempre moderado.

Esta exposición cuenta con 60 obras, entre dibujos collages y gouaches y repasa con especial interés el periodo de Fleischmann en Nueva York durante los años cincuenta. Formado en Stuttgart, ciudad en la que estudia arte y entra en contacto con Adolf Hoelzel y el expresionismo, a finales de los años veinte Fleischmann se une al movimiento Neue Sezession en Munich. Tras el servicio militar y un breve periodo en Zurich, Fleischmann se traslada a París, donde expone en el Salon des Surindépendants. Durante la Segunda Guerra Mundial se declara en contra de la ocupación nazi en Francia y su obra se vuelca con las formas y líneas, más marcadas y plásticas. A partir de los años cincuenta se muda a Estados Unidos, donde experimenta con nuevos materiales como el papel maché y la forma de escuadra o L junto a los bloques geométricos, marcan definitivamente su identidad pictórica.

(Adolf Fleischmann Retrospective. Daimler Contemporary Berlin. Desde el 30 de abril hasta el 6 de noviembre de 2016)