Cuando se anuncia una exposición antológica o bien el autor nos ha dejado o es mayor. En el caso de Jorge Macchi (Buenos Aires, 1963) ninguna de las dos. De ahí que el título de la exposición en el MALBA sea Perspectiva y no retrospectiva: se trata de una mirada desde el presente hacia el pasado de la obra de este artista argentino que cumple 25 años de trayectoria. Para tan especial ocasión, el museo ha seleccionado 60 piezas procedentes de colecciones privadas y de museos internacionales. Videos, instalaciones, papel, dibujo, pintura, recortes de periódicos, música… conforman el perfil polifacético de Macchi.

Jorge Macchi. Still song, 2005.

Jorge Macchi. Still song, 2005.

A lo largo de estas dos décadas, Macchi ha centrado sus obras en el valor de lo real, lo efimero, lo material, el valor ficticio de los signos. Valga como prueba la videoinstalación XYZ, 2012, o Monoblock, 2013 en que muestra recortes de obituarios de periódicos omitiendo las palabras y dejando solamente los símbolos religiosos. La música es también uno de los géneros a los que Macchi recurre creando partituras de palabras extraídas de noticias o sobreponiendo las bandas sonoras de From here to Eternity y la melodía de The End al final de las películas de Hollywood.

(Jorge Macchi. Perspectiva. MALBA, Buenos Aires. Desde el 18 de marzo hasta el 23 de mayo de 2016)