El escultor Jesús Lizaso (Barakaldo, 1961) combina dos fuerzas aparentemente opuestas: la madera y el metal. Una, más ligera y maleable. El otro, rígido, pesado. La obra de este artista vasco, que en sus inicios durante los ochenta trabajó con la cerámica, establece un diálogo entre ambos materiales quem aunque aparentemente irreconciliables, Lizaso fusiona hasta conseguir una relación de fluidez.

En la Sala Rekalde se expone ahora la serie de esculturas Ortopropías, una recreación del concepto de escultura, donde las emociones y los tintes biográficos se diluyen hasta desaparecer en pro del valor del volumen, las líneas y los espacios. Un total de 27 esculturas, algunas ya expuestas anteriormente y otras pertenecientes al autor que intentan reflexionar, como el propio título de la muestra Re Flexión, sobre su trayectoria y sus obras llenas de plasticidad.

Jesús LIzaso has sido obtuvo la Medalla de Oro de las Artes en el Museo Olímpico de Barcelona (2000) y el primer premio Lorenzo el Magnífico con la medalla de oro en la Bienal de Florencia (2011). Lisazo ha exhibido su obra en una treintena de instituciones nacional e internacioanles, como en Estados Unidos.