El Museo Guggenheim de Bilbao celebra en 2012 su quince aniversario. Una década y media de constantes éxitos y récords de visitas que pretenden consolidar como costumbre y es que el Guggenheim de Bilbao tiene como objetivo para este año de celebraciones el alcanzar, y mantener, el millón de visitas por año. Un reto que seguramente cumplirán dado que, incluso quince años después, se sigue manteniendo el efecto Guggenheim que tanto dio que hablar y del que tanto se escribió en su día. Y es que se han celebrado más de cien exposiciones y se han recibido unos catorce millones de espectadores además del hecho de que el museo se ha convertido en la imagen de la ciudad de Bilbao que, desde su apertura, ha cambiado radicalmente y se ha abierto un importante hueco en las agendas culturales y turíticas de todo el mundo, convirtiéndose incluso en un modelo a seguir, en un paradigma de un negocia y una inversión redondos. A pesar de que la crisis ha impuesto para 2012 unos presupuestos austeros, la programación expositiva contempla la organización de muestras de artistas como David Hockney, Claes Oldenburg o Cristina García Rodero, fiestas, conciertos y mucho más.