No cabe duda de que es la artista más mayor, viva, que este año va a exponer en Nueva York, y posiblemente en el resto del mundo. Carmen Herrera (La Habana,1915) inaugura el 16 se septiembre en el Whitney Museum, uno de los museo paradigmáticamente asociados con el arte más joven. Su muestra Lines of Sight presents reúne un conjunto de mas de 50 obras abstractas realizadas entre 1948 y 1978 , época en la que redefine su estilo geométrico. A sus 101 años Carmen Herrera se ha convertido en el penúltimo descubrimiento del mundo del arte, por un lado especialmente interesado en reforzar la presencia de la pintura pura en el mercado, y por otra parte siempre a la búsqueda de nombres que puedan alentar un coleccionismo desincentivado. La pintora, hija de periodistas, se formó entre Cuba y Europa, en 1939, se casa con el profesor británico Jesse Loewenthal al que conoce en una visita a Nueva York, donde se instalaran definitivamente a mediados de la década de los 50 . Abandona sus estudios de arquitectura por los de pintura entre 1943 y1947 en la Art Students League de Nueva York. Su desarrollo se centra en la abstracción geométrica y minimalista. Aunque siempre pintó su nombre, es prácticamente desconocida hasta el redescubrimiento que tiene lugar en los primeros años de este siglo, cuando el dueño de la Latin Collector Gallery en Manhattan ve su obra y automáticamente la asocia con la de la brasileña Lygia Clark. Después de seis décadas de pintar prácticamente para ella misma, Carmen Herrera vende su primer cuadro a la edad de 89 años. Hasta entonces, como ella misma reconocía había pintado “porque tenía que pintar, es algo compulsivo que me da placer”. A partir de ese momento el mundo del arte le abriría las puertas convirtiéndola en una leyenda viva, un ejemplo de que nunca es tarde para el reconocimiento y el triunfo.

(Whitney Museum of American Art, Nueva York, desde el 16 de septiembre hasta el 2 de enero)